FAIL (the browser should render some flash content, not this).

PRESCRIPCIÓN LIBERATORIA / Prescripción de las acciones en particular / Derivadas de los contratos (en particular) / Transporte terrestre

Verdaguer, Alejandro C.

LexisNexis Jurisprudencia Argentina

"Prescripta la acción contra la empresa de transportes, ¿prescribe también la citación en garantía de la aseguradora?"

Doctrina

JA 1997-II-836

SUMARIO: I. Introducción.- II. La acción extraordinaria de la víctima contra la aseguradora.- III. Citación en garantía y prescripción.- IV. La citación en garantía cuando se reclaman daños ocurridos en la ejecución del contrato de transporte.- V. Conclusión

I. INTRODUCCIÓN

El breve plazo de prescripción que el art. 855 del Código de Comercio Ver Texto (1) establece respecto de todas las acciones que emerjan de un contrato de transporte (un año), ha motivado que nos preguntemos si necesariamente el transcurso de ese lapso cierra la posibilidad de que la víctima, a través de la condena de la aseguradora, obtenga una justa reparación del daño sufrido. Este, digámoslo claramente, es el auténtico interrogante que subyace en el título del presente trabajo.

En la consideración del mismo, no es posible soslayar que la acción que la víctima tiene contra la aseguradora es fruto de la acción extraordinaria que la LEY DE SEGUROS Ver Texto le acuerda. Por ello, si pretendemos indagar cuál es el plazo de prescripción que rige la citación en garantía de la aseguradora, es menester que, en un primer término, sean analizadas las características y presupuestos de admisibilidad de esa acción.

II. LA ACCIÓN EXTRAORDINARIA DE LA VÍCTIMA CONTRA LA ASEGURADORA

Es sabido que todo actor al reclamar al demandado la satisfacción de una pretensión invoca una relación jurídica (contractual o extracontractual), y que solamente si acredita la titularidad de la misma (acción) el juez analizará la prueba de los presupuestos de hecho de las normas jurídicas en virtud de los cuales se exige el cumplimiento de una conducta determinada (derecho subjetivo). Para decirlo más sencillamente, ningún juez vgr. va a juzgar si el comprador pagó o no las mercaderías si el que reclama no es vendedor.

Por ello, no habrá sentencia favorable para el actor si en el proceso no prueba en primer término su acción y luego su derecho subjetivo.

No obstante lo expuesto en el ejemplo citado anteriormente, en muchos casos se admite que el reclamo no sea formulado por uno de los titulares de la relación jurídica sino por un tercero a la misma, a quien el legislador autorizó a ocupar el lugar que corresponde a alguno de los partícipes de esa relación. Siguiendo el ejemplo dado, el acreedor del vendedor puede subrogarse en los derechos de este último y reclamarle al comprador el precio de las mercaderías.

Sentado ello, y si bien en este trabajo no habremos de profundizar la naturaleza jurídica de esa figura procesal que es la citación en garantía, no hay dudas de que cuando la víctima cita en garantía (léase demanda) a la aseguradora de quien considera responsable del daño sufrido, está ejerciendo una acción extraordinaria.

Tal postura, sostenida por un importante sector de la doctrina (2), se fundamenta en el hecho de que el titular (pasivo) de la relación jurídica en la cual se apoya el reclamo es el asegurado y no la aseguradora. Obsérvese, que entre la víctima y la aseguradora de quien ocasionó el daño no existe ningún tipo de vínculo jurídico, ni contractual ni extracontractual, y que la posibilidad que tiene el primero de demandar a la aseguradora se debe exclusivamente a que así lo establece el art. 118 de la LEY DE SEGUROS Ver Texto . Para dar un ejemplo diremos que el transportado puede reclamarle al transportista los daños sufridos en el transporte (legitimación ordinaria que emana de haber celebrado un contrato de transporte), y en función de la legitimación (extraordinaria) que le acuerda la LEY DE SEGUROS Ver Texto demandar también a la aseguradora de este último.

Distinta es la relación entre el asegurado y su aseguradora, pues el asegurado persigue la presencia de su aseguradora en el proceso a fin de que esta última abone la eventual condena que se dicte en su contra. Por tal razón, si la citación no es provocada por el actor la producirá el asegurado al contestar la demanda.

Como característica de esta acción extraordinaria contra la aseguradora, puntualizaremos su falta de autonomía, ya que no es posible citar a la aseguradora sin demandar también al asegurado. Ello es así, por cuanto el art. 118 de la LEY DE SEGUROS Ver Texto claramente establece que la citación en garantía debe ser ejercida conjuntamente con la demanda al asegurado, de ahí que su procedencia queda condicionada fatalmente a ese requisito. Por tal razón, el ejercicio de esa acción extraordinaria supone la existencia de un litisconsorcio con características muy particulares, pues la víctima puede demandar solamente al asegurado, pero si pretende la condena de la aseguradora necesariamente deberá también demandar al primero (3).

III. CITACIÓN EN GARANTÍA Y PRESCRIPCIÓN

El art. 118 no establece ningún plazo de prescripción para el ejercicio de la acción extraordinaria a la que hicimos referencia. Tal criterio resulta acorde con el marco normativo que rige en nuestro país la citación en garantía de la aseguradora. Decimos ello, por dos razones:

1) Si la citación en garantía es una figura procesal creada a fin de que la aseguradora concurra al proceso para afrontar -en la medida del seguro- la eventual condena que sufra el asegurado, no sería posible establecer un plazo de prescripción para provocar esa citación que difiera del plazo de prescripción de la acción ordinaria contra el asegurado. Pero esa hipotética equiparación (plazo de prescripción contra el asegurado = plazo de prescripción contra la aseguradora) no puede ser formulada normativamente pues este último plazo varía de acuerdo al tipo de relación jurídica sostenida entre la víctima y el asegurado (vgr. si la víctima es un peatón que reclama a la empresa de transportes asegurada el daño que le ocasionó el vehículo de esa empresa, la responsabilidad es extracontractual y el plazo de prescripción es de dos años de acuerdo a lo establecido en el art. 4037 CC. Ver Texto ; en cambio si el que reclama es un pasajero la responsabilidad es contractual y el plazo es de un año -art. 855 CCom. Ver Texto -).

2) La acción extraordinaria contra la aseguradora, como ya dijimos, carece de autonomía, lo que importa decir que no puede existir aislada de la acción ordinaria. Por ello, prescripta esta última, la primera necesariamente sigue su suerte, es decir se extingue por su imposibilidad de ser ejercida independientemente.

IV. LA CITACIÓN EN GARANTÍA CUANDO SE RECLAMAN DAÑOS OCURRIDOS EN LA EJECUCIÓN DE UN CONTRATO DE TRANSPORTE

Es sabido que los daños ocasionados en el cumplimiento de un contrato de transporte generan no sólo responsabilidad en la empresa de transportes sino también en el chofer de esta última. Pero mientras la responsabilidad del transportista es de carácter contractual (art. 184 CCom. Ver Texto ) y sólo en caso de que el delito derive en un delito criminal el art. 1107 CC. Ver Texto otorga a la víctima la opción para reclamar por cualquiera de ambas vías (contractual o extracontractual) (4), la responsabilidad del chofer es de naturaleza extracontractual (5).

Esto evidencia que en la mayoría de los casos la víctima tendrá dos plazos de prescripción distintos: uno de un año para demandar a la empresa de transportes (si no se da el supuesto del art. 1107 CC. Ver Texto ) y otro de dos años para reclamarle al conductor del rodado.

Ahora bien, es importante no perder de vista que el seguro de responsabilidad civil no sólo cubre al titular del rodado (transportista) sino también a quien conduce el vehículo con su autorización (chofer de esa empresa). Por tal razón, habiéndose equiparado al conductor del rodado con el asegurado (6) al punto de establecerse que para condenar a la aseguradora en los términos del art. 118 ley 17418 Ver Texto no es necesario integrar la litis con la empresa de transportes pues basta haberlo hecho con quien conducía el rodado con su autorización (7), cabe concluir que la prescripción de la acción contra la empresa de transportes no impide la condena de la aseguradora si el chofer fue demandado y esta última acción no se halla prescripta (8).

V. CONCLUSIÓN

La ausencia de un plazo de prescripción para provocar la citación en garantía de la aseguradora, solución normativa que consideramos correcta por las razones expuestas en el punto III de este trabajo, permite que la víctima que ha sufrido un daño, con motivo de la celebración de un contrato de transporte, pueda obtener, aún prescripta la acción contra el transportista, una justa reparación si demanda al conductor de la empresa y cita en garantía (demanda) a la aseguradora.

Tal conclusión, creemos, se condice con el objeto del seguro toda vez que en el análisis procesal de la actuación de la aseguradora no es posible olvidar que el seguro tiene una función garantista en la reparación del daño no sólo para el asegurado sino también para la víctima de este último.

NOTAS

(1) Art. 855: Las acciones que derivan del contrato de transporte de personas o cosas y que no tengan fijado en este Código un plazo menor de prescripción, se prescriben:

1) por un año, en los transportes realizados en el interior de la República

2) por dos años, en los transportes dirigidos a cualquier otro lugar.

...Cuando se trate de transporte de pasajeros, la prescripción correrá desde el día en que concluya o debió concluir el viaje. Será nula toda convención de partes que reduzca estos términos de prescripción.

(2) Ver la ampliación de fundamentos del Dr. Alí Joaquín Salgado en el fallo plenario "Flores, Oscar v. Robazza" de fecha 23/9/91 en JA 1991-IV-464.

(3) Para nosotros dicho litisconsorcio escapa a los clásicos moldes de facultativo y necesario. Si el lector desea consultar los fundamentos de esta posición, ver Jorge A. Mayo y Alejandro C. Verdaguer, "La apelación de la citada en garantía debe beneficiar al asegurado, aún cuando este último no hubiera recurrido" en JA 1993-IV-937.

(4) Conf. Kemelmajer de Carlucci, Aída, en Belluscio-Zannoni, "Código Civil comentado", t. 5, Ed. Astrea, p. 329; Bianchi, "El olvidado art. 1107", en JA 1976-II-270.

(5) A esta conclusión arribó la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil en el fallo plenario dictado el día 26 de febrero de 1993 en los autos "Corsetti de Patrignani, Irene v. Martínez, Regino y otros s/sumario" (JA 1994-I-239) estableciendo la siguiente doctrina: "No corresponde aplicar la prescripción del art. 855 inc. 1 CCom. Ver Texto , reformado por la ley 22096 , a la acción indemnizatoria deducida por el pasajero contra el dependiente que conduce el transporte".

(6) Ver en este sentido la resolución 17878 de la Superintendencia de Seguros de la Nación y el voto de la Dra. Kemelmajer de Carlucci en Sup. Corte Just. Mendoza, sala 1ª, 24/12/92, "Gallardo, Alberto y otro v. Ponce, Walter y otros" en JA 1994-I-277 [J C.941080], en el cual la distinguida magistrada claramente explicitó las razones por las cuales le son aplicables al conductor del rodado los mismos principios procesales que rigen la actuación del tomador del seguro. Para una mayor profundización de este último fallo remitimos al lector a nuestro trabajo "El recurso de apelación interpuesto por la aseguradora, ¿tiene efecto expansivo respecto del conductor del rodado asegurado?" en JA 1995-I-808.

(7) Conf. C. Nac. Esp. Civ. y Com. en pleno, 14/2/84, "Irago, Armando R. v. Cabrera, Antonio", JA 1986-III-395 Ver Texto , precedente obligatorio y vinculante para la hoy Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil.

(8) A idéntica conclusión arribó la C. Nac. Civ., sala D, 28/2/96, R. 178-925, en los autos "Correa, Elsa Benita v. Carbone, Mario s/daños y perjuicios".


El Procesalista © 2006
Pagina Principal   |   Profesores   |   Programa    |    Cronograma    |    T. Practicos   |    Lecturas   |    Codigos